lunedì 11 luglio 2016

Manual de zoología fantástica (adenda)

«De ahora en adelante procura que los que vengan a jugar conmigo, no tengan corazón.»
(Oscar Wilde, The Birthday of the Infanta)
*
El elefante derribado


El 16 de marzo de 1819 en Venecia la gendarmería austriaca derribó a cañonazos un elefante indio que había matado a su joven domador y había provocado una ola de pánico entre los venecianos, alcanzado a derribar la puerta de una iglesia. A esta tragedia se refieren dos libros, L’elefanticidio in Venezia dell’anno 1819 de Pietro Bonmartini y L’Elefanteide de Pietro Buratti.

*

La perra de Putin


Konni [en ruso Конни] (1999-2014), también conocida como Connie, fue una hembra de Labrador Retriever perteneciente a Vladimir Putin que fue autorizada a participar en las reuniones entre el presidente ruso y los líderes del mundo.
En el 21 de enero de 2007 la perra entró en la habitación donde se llevaban a cabo las negociaciones entre Putin y Merkel y la canciller le tuvo miedo (ya que sofre de cinofobia).
Muchos acusaron Putin de haber violado las leyes internacionales que prohíben las peleas de perros.

*

La rana de nueve patas


En Oklahoma en el 1985 fue encontrada una rana de nueve patas en las proximidades de una instalación nuclear. Por mucho tiempo en los años 80 las aguas residuales radiactivas fueron utilizadas da las explotaciones agrícolas del área (cf. M. D. Lemonick Environment: Making Fertilizer from What?, “Time Magazine”, 30 novembre 1987).

*

Las palomas fotógrafas
 

En 1907 el boticario alemán Julius Neubronner acomodó una cámara de luz miniatura en el pecho de una paloma con ayuda de una coraza de aluminio. Esas palomas tomaron las primeras fotografías aéreas de la historia durante la Primera Guerra Mundial. La CIA intentó un nuevo experimento en los años 70, pero sin éxito



*
Salchicha


“Salchicha”, en griego Λουκάνικος, era uno de los muchos perros callejeros que acompañen a las protestas griegas: parece haberse muerto de un ataque al corazón causado por los gases lacrimógenos (cf. “The Guardian”, “Euronews”). En realidad, no se sabe si “Salchicha” es un nombre referido a un solo perro, o a un “perro colectivo”, un tótem animal.
De todos modos, es sorprendente que en esta Unión Europea los animales muestren más valor que los hombres.


*

El manatí-sirena


El manatí, también conocido como “vaca marina”, es uno de los animales más subestimados: por siglos, los hombres han creído ver en ellos las legendarias sirenas. Hasta el día de hoy, muchas peliculas caseras valoradas como evidencias, en realidad muestran solamente la cola de estos animales, cuyos movimientos sinuosos hacen pensar de estar en presencia de una rubia con dos conchas como sujetador.

*

Delfines parteros
 
El tribunal supremo israelí  prohíbe a seis mujeres inglesas
de dar a luz en el parque marino de Eilat (septiembre de 1993)
El nacimiento humano asistido por delfines es una moda desarrollada en los últimos años. Según los científicos, esta es probabilmente la peor idea posible, porque los delfines son una especie muy agresiva.
El mito del “delfín amigo” nació en los años de la contracultura americana: por ejemplo, el “psiconauta” John C. Lilly decía que hablaba con los delfines tomando LSD (pero sus experimentos, financiados por la NASA, no tuvieron éxito).

*

Los lobos hablantes


Un grupo de cientificos americanos (siempre los mismos) ha clasificado los aullidos de los lobos en 21 “dialectos” (Wolves have accents too…, “Daily Mail”, 8 fevrero 2016).
Según el coordinador del grupo de investigación, Arik Kershenbaum de la Universidad de Cambridge, los lobos hablan como los delfines: «Si reduces la velocidad del silbido de un delfin, eso suena come un aullido de lobo».

*

La ardilla borracha


Hay muchos vídeos de ardillas borrachas en YouTube: generalmente se embriagan con fruta o verdura fermentadas. Pero no son los únicos animales que se intoxican: cada año 5000 bovinos de Kansas se sacrifican porque han contraído una dependencia da hierbas alucinógenas; los petirrojos se comen las bayas de la madreselva; las hormigas sanguinas que “ordeñan” los áfidos para disfrutar de una especie de leche excitante.
El psicofarmacólogo Ronald K. Siegel (en Intoxication: Life in Pursuit of Artificial Paradise, 1989) enumera diversas categorías de animales en riesgo de toxicomanía: babuinos que saquean las plantaciones de tabaco, los renos que adoran la amanita muscaria y los elefantes que comen la fruta fermentada del árbol de marula.

Constatamos que toda la creación, por alguna razón misteriosa, tiende a l’autodestrucción; como decía un filósofo italiano: «Pobres bestias, que sin culpa pagan las consecuencias del pecado original».

Nessun commento:

Posta un commento

Nota. Solo i membri di questo blog possono postare un commento.